viernes, 21 de febrero de 2014

David Birenbaum -El Conde

David Birenbaum, Montevideo 3 de agosto 1964



El Conde

Me apuntan con sus cruces
y me hacen muy mala fama
entre las doncellas;
pero soy solo un caballero
harto de ver la decadencia.


Es falso que bebo
la sangre de las jóvenes
para no envejecer:
les bebo todos los licores
y a cambio
obsequio bromas y halagos.


No hay crimen
ni vulneración de derechos;
no hay eternidad para mí.

¿Se preguntaron, padres,
qué impulsa a una mujer
a mirar hacia la izquierda
exponiendo el latido
de su cuello a mis besos?
¿Desobediencia, curiosidad?
¿”Qué hay más allá”?
-dice cerrando los ojos-


No hay eternidad
para este conde
sólo una noche más
viejo
con una mujer más
joven


y al amanecer, descansar
y la muerte dentro de mí
dormida.



 

No hay comentarios:

Publicar un comentario