lunes, 24 de marzo de 2014

Czeslaw Milosz -Campo dei Fiori


Czeslaw Milosz, Lituania, 30 de junio 1911 – Polonia, 14 de agosto 2004
Versión Anna Kloepfer



Campo dei Fiori

En Roma, en el Campo dei Fiori
cestas de aceitunas y limones,
adoquines salpicados de vino
y restos de flores.
Rosati mariscos
cubren, dispersos, los puestos de venta,
racimos de uvas negras
sobre suaves melocotones.

Aquí mismo, en esta plaza,
quemaron a Giordano Bruno.
El verdugo encendió la hoguera
ante los gritos de la multitud.
Y antes de que las llamas se apagaran,
las tabernas volvieron a llenarse.
Cestas de aceitunas y limones
sobre los hombros de los vendedores.

Me acordé del Campo dei Fiori
una noche clara de abril, en Varsovia,
al son de la música de un tío vivo.
La alegre melodía ahogaba los gritos
procedentes de detrás de los muros del gueto
y las parejas se elevaban muy alto
en el cielo sin nubes.

Desde las casas envueltas en llamas
el viento traía negras cometas
que los jinetes del tío vivo
atrapaban como pétalos en el aire.
Era el mismo viento que abría las faldas de las niñas,
y la gente reía feliz
aquel hermoso domingo en Varsovia.

Habrá quien no considere inmoral
que el pueblo de Roma o Varsovia
regatee, se divierta o se ame
indiferente a las hogueras de los mártires.
Otros dirán que es humano
el olvido que nace antes de que se apaguen las llamas,
que es humano y que ocurre entre humanos.

Pero yo sólo pensé
en la soledad de los moribundos.
En el hecho de que cuando Giordano
subía a la pira
no encontró en ninguna lengua humana
una sola expresión de humanidad,
de esa humanidad que aún vivía.

De nuevo estaban con su vino,
ofreciendo sus blancos peces,
sus cestas de aceitunas y limones
que habían cargado sobre sus hombros,
mientras él se había alejado ya,
como si hubieran pasado siglos
y la gente sólo se detenía un instante
para verlo ascender en el fuego.

Pero los que mueren aquí mueren solos,
olvidados por el mundo,
nuestra lengua les es ajena
como la lengua de un mundo antiguo.
Hasta que, cuando todo sea leyenda
y hayan pasado muchos años,
un nueva revuelta se desatará en el Campo dei Fiori
y un poeta la evocará.

Varsovia, Pascua de 1943. 



1 comentario:

  1. En el espacio cautivo de los hombres libres, la palabra sola y precisa, desde la oscuridad al mundo, desde la leyenda a lo real. Gracias amor, gracias Czeslaw, por recordar a quienes dieron su vida por puro amor de humanidad.

    ResponderEliminar