martes, 14 de abril de 2015

Irma Elena Marc -Los ojos

 Irma Elena Marc, Rosario 4 de enero 1951


Los ojos                                                     

La Nena le hundió
los ojos
clavándole los pulgares con un solo movimiento preciso,
los ojos dieron vuelta sobre sí mismos en un giro completo.
La Nena sintió cosquillas
en la yema de los pulgares
cuando las pestañas volvieron a quedar en su lugar;
oprimió más y los ojos se perdieron
en la cabeza sin cerebro de Pierángeli.
La Nena la miró sin reconocerla
a causa de las lágrimas y del frío de la muerte.
Guardados los ojos dentro de la nada.
El vacío de los ojos.
Los ojos de la muñeca Pierángeli eran la nada.
Cantaba el aire en las cuencas inocentes y bellas y encantadas.
    ¿No es la muñeca más que los ojos?
    ¿ o es un cuchillo a mitad de la infancia?
                                                                                 




5 comentarios:

  1. Qué maravilla mujer!! Mi admiración !! cariños!!

    ResponderEliminar
  2. Respeto la imaginación del texto y su construcción pero me resulta extraña esta violencia con un juguete querido. Es algo que los niños hacen pero que personalmente me recuerda el día que hundí sin cesar las manos en el barro de la laguna de los patos en el fondo de casa intentando sin suerte recuperar el único soldadito de plomo caído del barco que transportaba mi legión de plástico verde.

    ResponderEliminar
  3. Excelente. Por qué muchos se asustan de una violencia real. Los niños son como nosotros.Y me encanta que se lo subraye.

    ResponderEliminar
  4. Los niños no están exentos de cierta cruel curiosidad. ¿Los llamamos travesuras? Me encantó el poema.

    ResponderEliminar