sábado, 16 de julio de 2016

Diego Rodriguez Duca -Buitres bañan venados

Diego Rodriguez Duca, Bs As, 7 de agosto 1973


Buitres bañan venados
por qué?
               Esa es su Perversión.

Con detergentes que no irritan
visten venados de pingüinos
                                                   los empetrolan
                                                   llaman a greenpeace
y los bañan,
                      con sumo cuidado,
                      con sumo placer.

Los buitres se regodean
se miran de reojo
susurran los 7 pecados capitales
y picotean a la vieja Elvira
                                              (que los odia)
Eructan con desparpajo,
llaman a un chef para el banquete,
rezan mirando hacia abajo
y retornan en su regocijo,
                                               asqueados.
Los bañan,
                    tanto como eso.
Luego, porque siempre hay un luego para el que espia,  los secan y entalcan,
                                     casi los rozan con las garras
                                     en sus pellejos,
y con risas muchas risas y asomadas carcajadas,
los venados tienen cosquilas y buen humor y claro, serán ciervos con guantes blancos y
bandejas de plata y una vida prestada.

Y los buitres en otro “luego” se van volando
                      sin originalidad
                      sin explicaciones
                      sin titulares en el diario.

“Que asco” piensa Elvira llena de ira y de envidia.

En silencio, a las 3 de la mañana, cuando el cuarzo verde del reloj ya alumbra toda la
habitación, Elvira asoma de la cama, tímida y sigilosa, sin las pantuflas de satén, sin el camisón
y sin sus medias, casi sin nada.
Con carita de zorra y sonrojada, mira a los costados como si se estuviese escondiendo de su
propia soledad,
 juega a caminar en puntitas de pie, (no lo logra, pesa 101 kg)
Abre suave el ropero sin que rechine o que reproche esa madera
               (su intromisión)
y ya erotizadisima, con muchos pulsos y respiraciones,
y petit temblores,
toma ese baldecito
                                  lleno
                                  lleno
y se empetrola
                           toda
                           toda,
cada rinconcito de su grotesco cuerpo,
desnuda,
sucia,
hiriente,
y goza cerdamente pensando en esos buitres de pico erguido y siniestro,
                                    y que sean muchos
                                    y que hablen de ella,
                                    y le tengan bronca,
         mucha bronca.
Y es pingüino sobre ciervo sobre viejagordacalentona,
y esa no es la hora hipócrita,
                               esa es la condición real de su existencia, real como Judas
                             o el parkinson
                                                       o el mar.
Sin dudar acaba en la bañera mas húmeda
                                                             resbaladiza
                                                             enorme
y el universo entero es petróleo sobre piel y orgasmo,
es buitre flagelando un ciervo que parece pingüino siendo señora Elvira.
Es castigo sobre la fantasía de hule y peluca castaño claro, es agua que pelea con petróleo.
Jabones mercerizando vergüenzas póstumas
radios mudas o ausentes
amaneceres que a nadie importan.

Son solo buitres bañando venados.