domingo, 22 de octubre de 2017

Alicia Poderti -Antes de partir

Alicia Poderti, Bs As, 24 de enero 1963


Antes de partir

Empujé la vieja puerta
y por fin
se hundió la Casa

Cristales porcelanas se inundaron
Necesario el diluvio
se llevó el jardín enmarañado

Vertientes agitadas sepultaron las pinturas
los papeles manuscritos historias pisoteadas
Lámparas de agosto
radiografías de huesos y tumores extirpados

En la corriente se agitaban hormigas fantasmas telarañas
cada libro se mecía en un incendio de cascadas
Implosión de paredes
las ventanas estallaban
antes del tocar
un fondo de piedra y trilobites

Vertientes de mármol de madera
el final de un exilio de muertes y venganzas
Descendían bártulos tallados en Holanda
y otros sitios donde habitan dueños de almas
Las cartas
escaparon de rincones y tiempos difamados

Verdugos insaciables
se columpiaban
en travesía letal hacia un pozo
de monedas negras y alimañas

Viajaban hacia un hueco
relojes de plata
retratos de familias disgregadas
Cobre vikingo acero con escombros
navidades
vajilla lastimada en fragmentos de Titanic

Codiciosos ingresaron al remolino violento
aferrándose a ranuras de espejos muy ajenos
las reliquias heredadas aplastaron los vampiros

Dante bajó
para coser los ojos insaciables del Inferno sumergido
Lloraban los vecinos y otros necios
atrapados en muros carcomidos
frases de Babel

Mi partida es presurosa
sostengo la esfera de las empuñaduras
En este morral cabe mi presente
La libertad
iluminada como un borde de la Luna

La flor de la magnolia
ah flor ensimismada!
emergió solo un segundo

Después la superficie fue burbuja
oscureció su corola en un lecho de trampas y saqueos

Secreto estallido de aire junto al mar
La señal
mis manos nuevas en la espuma añil
el cielo es circular y perfecto
mientras los objetos se derrumban
desde la proa del sol

Entonces los recuerdos se transforman en arena de ángeles
Olga Orozco avistó la profecía:
“ningún pentecostés de alas ardientes desciende sobre mí.”
Anegada aldea con predicadores falsos
que maldicen a sus descendencias

Abatido el olor de atmósfera extranjera

El paso es liviano
con la llave de luces
Otra cartografía

Atrás
todos están muertos

Mujer de Lot ya no miras el mundo naufragado
Tu entereza es de magia
Lewis Carroll y vitral recién exhalado