domingo, 8 de marzo de 2015

Robert Graves -Sala de cirugía

Robert Graves, Inglaterra, Wimbledon, 24 de julio 1895 – España, 7 de diciembre 1985
Versión Santiago Espel



Sala de cirugía

Algo pasó después de la operación
que preocupó a los cirujanos
-aunque no fue culpa de ellos-
y que no me engañaron con su disimulo.
Detrás de los tímidos gestos
y consternadas caras de las enfermeras
un ojo único blancuzco
y ardiente hasta el vientre.
Silbé, hice arcadas y canté.
Me aferré al borde de la cama
hasta casi romperlo:
demasiado orgulloso para aullar como un loco
y convocar a la enfermera
por el pasillo con una jeringa de morfina.
            -Señora Morfina:
su beso de escorpión
y oscuros sueños circulares
desconfiando de ella me atreví a desafiar
otros dos minutos más al dolor
que se hacía insoportable
ese dolor vago, incomparable,
más fuerte que el miedo o la pena
más fuerte que el amor.




1 comentario:

  1. El poeta hace eje en lo que quiere transmitir, sin irse por la ramas, sin otorgar demasiado al contexto.
    Va como una uña que se clava, hendiendo la carne.
    Deja al desnudo a los dos únicos interlocutores posibles, por un lado el dolor , y por el otro el orgullo, la dignidad de soportarlo. Ese diálogo es instransferible y otorga alguna alternativa a la pasividad terrorífica que desconoce el techo del dolor.

    Enorme capacidad de ir al centro de lo temido.
    Humano. Tan humano.

    ResponderEliminar