jueves, 22 de mayo de 2014

Alejandra Mendé -De Vera Mística

Alejandra Mendé, CABA, 14 de mayo 1956


De Vera Mística

I
Entre la verdad y el escrúpulo.
Magna, la de la orilla
del círculo y la esfera,
escogida por temblor
de manos y labios.
Obertura,
que en jeroglíficos y eyaculaciones,
la poesía evapora y la
naturaleza agita.
La tierra se vuelve nodriza de la piedra.
La tempestad su argumento.
Ingeniería imaginable donde
lobos y cabras
alimentan el nonato de la bestia,
la palabra.
Dormida, Magna, Hermafrodita,
en el último paraje
del principio me descarna.

II
Abre las fauces.
Desnuda a Hermes.
Mastica vestiduras.
Adiscursa, excomulga la voz,
acopla, desentona y escupe
la babosa enquistada en el aire.
Después recobra su relieve sanguíneo,
su traza magnética, luz
y brillo de mortaja.

III
Piso los rombos y elipses del suelo ornamental.
El monje toma la mano del anciano.
Arquitecto de sombras en la mampostería.
Abogado del color en la penumbra.
El más sabio de los dos concibió al otro.

IV
El dios de las horas matará lo imposible.
El corazón hecho pájaro enjuagará sus pies
y alguien habrá llenado el templo de cumbres.

V
Ahora cuatro mujeres
de cuatro mundos diferentes,
paradas en un paisaje lunar.
La primera, con la sombra de un hombre en la cabeza,
la segunda, la de sin razón o bestia,
la tercera, con pensamiento de pájaro
y la cuarta, con la sagacidad de un lince.
La trama tuvo sus consecuencias.

VI
Mi Vera entrañable bajo su luz de nunca.
Mi Vera verdad de siempre dicha.
Tu aroma palabra deshojada de
caricias a los siglos venideros.
De Vera verdad como futuro,
por puro callar la desvergüenza.
Para tenerte secular entre los dientes
para morderte a la vida como sea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario